Hay que joderse (II) – Greensleeves

Escribí este otro cuentecillo postadolescente en 1998, con veinte añitos. Tiene una similitud con Veinticinco: un año despuésde que lo escribiera, se estrenó una película de mucho éxito con una premisa hasta cierto punto similar. Llegué a pensar que un guionista de Hollywood me había hackeado el cerebro… En cualquier caso, espero que os guste este pequeño relato paranoico de juventud con un final que a día de hoy no estoy seguro de si es cruel o ñoño.


GREENSLEEVES

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto
toda nuestra vida se concentra en un solo instante” Oscar Wilde

El dolor repentino en el pecho le hace soltar la cartera, los documentos se esparcen por la calzada y su último pensamiento consciente es que tiene que recuperar los papeles del divorcio antes de que el viento se los lleve. Segundos más tarde, el corazón se detiene. Al cabo de unas horas, la actividad eléctrica en el cerebro se interrumpe.

Sueño una pesadilla de muchas caras en sol negro de luna frente al mar de dulces toneladas. Asociación libre de Huelva sin impuestos de calado internacional con árboles frutales de poco renombre. Escritores perdidos de droga hasta el cuello viven salvajes sin preocupaciones, ya que se dedican a lo que les dicen que no hagan. Hacer o deshacer, ese es Hamlet de Polonia. Dinamarca es la tierra del olvido, Orfeo canta sin saber por qué llena de basura las páginas del metro. Pocos pájaros cantores de Viena son niños despiadados de San Ildefonso de barba cana y ceño fruncido. SIGUIENTE.

Pienso, luego existo. En algún lugar existen pensamientos, deshilvanados y confusos, que de repente cristalizan en una unidad, una palabra, un concepto. Un nombre propio, nada más que eso: Víctor. Oscuridad absoluta, o más bien ausencia total de imagen. Silencio. Vacío. Una escena aparece, no vista sino recordada a medias: papeles volando. Le sigue un torrente de recuerdos, vagos, difusos: una identidad que los une y les da sentido. Yo soy Víctor, y pensar esas tres palabras representa un triunfo, un placer intenso pero apenas identificado como tal. Yo soy… Víctor. Piensa en una cara, le asocia un cuerpo, una voz, un pensamiento. Soy yo. Recuperada la identidad, aparece el pánico. Un impulso irrefrenable: abrir los ojos, moverse, salir corriendo. Pero algo ocurre: el concepto mismo de movimiento ha dejado de tener sentido. Víctor no tiene sensaciones físicas: las órdenes desesperadas que pretenden mover un cuerpo quedan sin respuesta. Sólo existe el vacío. Y el pensamiento. Y el pánico. ¿Dónde est

Imagen clara, dolorosamente nítida. Silencio sepulcral. Un cilindro escupe un proyectil de metal líquido, mercurial. Con el disparo suena un gemido, un zumbido que parece llenar el mundo. La imagen sigue el recorrido del proyectil: atraviesa miles de kilómetros de llanura yerma, piedras y cielo gris. La trayectoria desciende, el suelo se aproxima, el metal se deforma y aúlla. Y todo se congela, el movimiento es corregido 52.8302z 1.05002º elevación 12 oeste. SIGUIENTE.

De nuevo el vacío, la conciencia, el pensamiento. ¿Qué está pasando? La mente se aclara, los recuerdos se amontonan. Víctor sigue sin poder moverse. No respira. Ningún corazón late. No hay tacto, ni frío, ni calor, no hay sensaciones. El terror vuelve al ataque, un grito silencioso e inacabable ocupa toda su conciencia… Hasta que sin ningún motivo aparente la calma es súbitamente absoluta, el placer repentino e intenso, la ausencia de preocupaciones indiscutible. El horror ha sido borrado. El tiempo transcurre: un mes, un día, un segundo. Aburrimiento.

 Música, notas discordantes en una variedad inconcebible de tonalidades, volúmenes, timbres. Voces humanas se unen en coros dodecafónicos, instrumentos inidentificables alternan sus melodías. El caos es absoluto, se debe seleccionar/dividir, menos volumen para la voz de tenor, el télemo debe sincronizarse con la marila, trece ritmos tres por cuatro combinarían a la perfección con el coro de gritos tangenciales. SIGUIENTE.

Un año, un mes, un siglo en el vacío. Un tiempo imposible de medir o comprender. La locura siempre al acecho, agazapada tras una confusión algodonosa.

Y de golpe Víctor es consciente de un intenso dolor en los brazos (¿brazos? Tengo brazos, sí Dios, Dios, gracias, tengo brazos!). Abre los ojos y sólo ve claridad, bendita luz tras eones de vacío e imágenes fragmentadas. Agita brazos y piernas descontroladamente, como un recién nacido, abre la boca y borbotea, golpea con la cabeza contra el suelo. Es un alivio tan grande poder moverse de nuevo que la alegría no le deja pensar con claridad. El dolor de los brazos está causado por decenas de agujas clavadas bajo la piel. Intenta arrancárselas sin éxito: los calambrazos de dolor le recuerdan que está vivo, que tiene cuerpo, y el pensamiento le regocija una vez más.

– Shhh, quieto. Acabarás por hacerte daño.

Oye una voz humana, femenina, dulce, tan musical como una campana de plata. Deja de debatirse. Sonríe, recreándose al hacerlo en la sensación de estiramiento de los músculos de su cara. Es increíble haber recuperado el tacto, la sensación de tener un cuerpo y poder sentirlo.

– Así está mejor. Fija tu mirada en mí. Deberías empezar a ver en pocos segundos, cuando el cortical se haya ajustado a tus esquemas perceptivos.

Víctor no comprende del todo, pero hace lo que se le ha pedido. La blanquísima claridad empieza a oscurecerse lentamente. No hay detalles, sólo formas y siluetas. Ve las paredes grises de una pequeña habitación. Ve una figura humana perfilándose delante suyo.

– Las agujas de tus brazos te están proporcionando lo que necesitas para sobrevivir en este ambiente. Es demasiado radiactivo para tu fisiología… Por no hablar del aire que te resultaría irrespirable, o del flujo psi que desprende mi cuerpo. Incluso con estas precauciones, el cuerpo temporal que te hemos proporcionado se disolverá en unos minutos, así que aprovechemos bien el tiempo.

Víctor nota un elemento externo, un cuerpo extraño en su cabeza. Palpa un pequeño aparato caliente y metálico clavado en su frente. Late y palpita de un modo extraño, casi orgánico.

– No toques demasiado el cortical. Se encarga de traducir los estímulos externos a señales compatibles con tus esquemas neurológicos: visuales, auditivos, táctiles… No estás realmente en una habitación sólida, ni yo tengo el aspecto con el que me visualizas. Sólo tu cuerpo es tal como lo ves: lo hemos generado según tus patrones de memoria.

La visión de Víctor sigue aclarándose, y puede ver por primera vez las facciones de la mujer que le está hablando. Es vagamente parecida a Marta, su ex-mujer, pero hay algo extraño en su cara, quizás la simetría demasiado perfecta o los ojos gélidos e inexpresivos. Viste un traje negro y elegante, que a Víctor le resulta familiar hasta que se da cuenta de que es parecido al favorito de su madre.

– Puedes decir lo que quieras, tengo mis propios métodos de hablar y entender tu idioma: basta con enviar gravíticas hacia el cortical.

La voz de Víctor es aguda, vacilante, y suena extraña a sus propios oídos.

– ¿Quién eres…? ¿Qué está…? Las imágenes… Vacío…

La mujer enarca las cejas y esboza una media sonrisa algo desconcertante, quizás porque sus ojos siguen tan fríos como antes. Con la mirada fija en el vacío, parece estar buscando algo apropiado que decir. Víctor permanece inmóvil, expectante, desconcertado.

– Sería absurdo que me pusiera nombre. Digamos que soy una representante del poder, una… Política. Me pregunto cómo habrá traducido el cortical esta palabra, no estoy segura de los mecanismos de poder que empleabais cuando estabas vivo.

– ¿Estaba? – Víctor apenas tiene fuerzas para decir esto, aterrorizado. Tiene la extraña sensación de que si dice algo fuera de lugar volverá al vacío, a la nada plagada de imágenes y sensaciones inconexas.

– Moriste en el hospital, tras una horrible agonía, por culpa de un infarto que te sobrevino a la salida del Juzgado. Tu ex-mujer Marta decidió criogenizar tu cuerpo en la única empresa española que se dedicaba a ese negocio en tu época. El proceso fue algo torpe: arrancaron el cerebro y la médula espinal de tu cadáver aún caliente y lo sumergieron en nitrógeno líquido, a -196 grados. Esta temperatura debería garantizar la preservación ad eternum de tus estructuras celulares, que quedarían sin embargo dañadas por el proceso de congelación.

Marta me hizo esto… Marta. No puede ser.  Estuve muerto… ¿Cuánto…?

– ¿Cuánto…? Tiempo… ¿Qué año…?

La mujer ríe en voz baja, divertida.

– Oh, mucho tiempo, créeme. Más años de los que podrías concebir. Digamos que estás en el centésimo año del sexto cómputo, lo que no querrá decir demasiado para ti. Siento no poder ser más precisa, pero ni siquiera yo estoy muy segura de cuántos años estuviste congelado. Lo que sí puedo hacer es explicarte una cosa… Algo que ocurrió hace ya un par de cómputos.

Deja de hablar por unos instantes, una pausa teatral durante la que observa fijamente al casi inmóvil Víctor.

– Un rebaño de sectarios ilianitas descubrió casualmente el depósito de cerebros congelados de tu pequeña empresa de criogenia, en quiebra y desaparecida desde hacía eones. Cuando los ilianitas trajeron su descubrimiento al Ágora se abrió un tenso debate sobre qué hacer con vosotros: ¿debíamos despertaros, clonar nuevos cuerpos y reparar el daño celular? ¿O destruir definitivamente vuestras agotadas carcasas? El proceso de resurrección resultaba demasiado costoso para nuestros recursos, así que la finalmente se decidió descongelar solamente algunos cerebros, unos veinte o treinta elegidos al azar, que serían destinados a estudios antropológicos, museos, centros médicos y un par para consumo general, por ejemplo como matriz de personalidad de un servo-mecanoide o una mascota. Y el resto de cerebros, entre ellos el tuyo…

Se detiene de nuevo y resopla, aparentemente sin saber cómo continuar. Víctor la observa alucinado, incapaz de asimilar las implicaciones de sus palabras.

– Digamos que fueron descongelados y reparados, pero no se les construyó ningún cuerpo a medida. En cambio, se mantuvieron plenamente funcionales en una solución conservante, listos para ser utilizados como bloques de memoria/proceso en el ordenador de cálculo secundario del Ágora. Un cerebro humano, aunque sea primitivo como el tuyo, contiene millones de senderos sinápticos que pueden ser empleados para una gran variedad de propósitos. El tuyo ha ayudado en cálculos de artillería ilianita, decodificación cuántica, simulaciones fractales… Habrás percibido los inputs como frases o imágenes que estallaban en tu cerebro, asaltado por conceptos exóticos que interpretaba de la mejor manera que podía. Aunque lo más probable es que te mantuvieras la mayor parte del tiempo semiconsciente, tranquilizado gracias a los estímulos corticales que te eran suministrados cuando tu pánico alcanzaba un límite a partir del cual no hubieras servido de gran cosa.

Víctor no comprende todo lo que se le ha dicho, aún está dolorido y mareado. Pero el sentido de lo que explica la mujer se va abriendo paso en su abotargado cerebro, y junto a la comprensión aparece una rabia creciente y avasalladora.

– ¿Quieres decir que…? ¿Me habéis mantenido consciente para… Para usarme durante todo este tiempo? Como una… ¿Una pieza de vuestras máquinas?

– Sí, es exactamente lo que quiero decir. No es un concepto tan extraño. Por lo que me han dicho los antropólogos, ya en tu época se exploraban los biocircuitos como una posibilidad de comp…

Haciendo caso omiso de las punzadas de dolor que le atraviesan los brazos, Víctor se abalanza rabioso sobre la mujer. Sigue sin pensar con claridad, pero la idea de que todos los años de semiconsciencia, aburrimiento y desconcierto que ha sufrido hayan sido provocados le enfurece hasta hacerle perder la razón. La mujer no se inmuta cuando las manos rodean su cuello. Víctor siente el cartílago cediendo bajo su presión, siente…

Un desierto eterno de arenas plateadas, un cielo negro y cuajado de estrellas atravesado por relampagueantes columnas de luz, un edificio negro y reluciente de arquitectura imposible, retorcida, que se alza a más altura de lo que pueda imaginarse. Las arenas hierven de criaturas innombradas, el edificio en sí está vivo, palpita con la respiración sibilante de cientos de inteligencias, arcos y cúpulas y arbotantes y cornisas aparecen y desaparecen con cada estertor. Y lo que aprieto bajo mis manos es una… un… una figura indescriptible, humana pero mucho más que eso, una sombra, una mole de carne, sangre y huesos que desprende un olor acre, casi insoportable. Dos ojos fijos en mí, dos agujeros vacíos que me atraviesan y retuercen algo en mi interior, un dolor repentino y un aullido horrendo, interminable, que tras un esfuerzo reconozco como procedente de mi propia garganta…

Y de repente, el vacío, la nada desprovista de imágenes y sensaciones a la que Víctor se ha enfrentado durante más tiempo del que puede concebir. Y antes de que tenga tiempo de aterrorizarse, la voz femenina resuena en su interior:

– Agredirme ha sido estúpido e innecesario. Ha bastado desconectar tu cortical y permitirte ver la gloria del Ágora tal cual es, sin filtros ni protecciones. Con un pensamiento podemos destruir soles o desarticular el tiempo, es absurdo que nos ataques. He intentado ser amable para contentar a los ilianitas, pero todo tiene un límite. ¿Estás ahora dispuesto a escuchar lo que tengo que decir?

 Víctor trata de hablar, de asentir, pero es un esfuerzo inútil. La voz prosigue, implacable:

– ¡No me dejaste explicarte por qué te hemos despertado del todo! Ha cambiado el equilibrio de poder entre los sectarios ilianitas. La nueva agrupación tiene conceptos extraños sobre ética y moral, y consideran… injusta… la situación de los cerebros empleados en nuestra maquinaria. Han presionado para que se hiciera algo al respecto, y finalmente el Ágora les ha escuchado. Sin embargo, sois demasiado valiosos para dejar simplemente de emplearos, así que esa solución ni siquiera se consideró. Finalmente llegamos a un acuerdo: seguiremos utilizando vuestros cerebros, pero no seréis conscientes de ello. Vuestros recuerdos serán borrados casi por completo, dejando más espacio para la incorporación de nuevas funciones. Antes del borrado, cada uno de vosotros podrá elegir un espacio de quince minutos de vuestra vida. Esos quince minutos se respetarán, y se emplearán como base para introducir un bucle repetitivo en vuestros circuitos sensoriales. Es decir, reviviréis una y otra vez esos quince minutos con todo detalle, todo lo que pensasteis y sentisteis, sin ser conscientes de las eternas repeticiones ni del hecho de que mientras tanto se os usará para nuestros procesos. Se te ha concedido el honor de ser el primero en elegir dónde y cuándo querrás pasar la eternidad. Tienes quince segundos para elegir, a partir de este mismo instante.

 Víctor pierde cinco segundos en procesar la parrafada, y cinco segundos más en horrorizarse. Sus últimos cinco segundos los dedica a buscar entre sus recuerdos algo digno de ser preservado, algo que merezca la pena revivir de su gris y miserable vida.

Decide.

Me apoyo en el marco de la puerta, observándola sin que se dé cuenta. Está afinando la guitarra con cierta reverencia y los ojos entrecerrados, bostezando de tanto en tanto. No estoy muy seguro de por qué la miro sin decir nada. Supongo que quiero capturarla en un momento de intimidad, sin que mi presencia cambie su comportamiento natural. Empieza a tocar, muy lentamente. Al principio sólo notas sueltas, después acordes.

Reconozco inmediatamente la melodía: Greensleeves.

 Siempre me ha gustado la canción: dulce, amable, algo melancólica. Muy hermosa. La asocio en mi cabeza a la época medieval, a la fantasía, al amor cortés. En cierta manera la canción parece apropiada para Marta, se adapta como un guante a ese aire entre alegre y melancólico que siempre me ha atraído de ella. Mientras toca, cierra los ojos y sonríe. Siempre me ha dicho que tocar música la hace feliz, pero nunca lo había entendido del todo hasta este momento. Permanezco en la puerta, simplemente escuchándola, y me doy cuenta poco a poco de que amo a esta mujer total y completamente. Tengo la sensación de que por fin entiendo y asumo un sentimiento que me ha bailado por la cabeza durante meses. Sé, con toda la certeza del mundo, que esta mujer que toca la guitarra con expresión abstraída será la única mujer de mi vida, que nada nos separará jamás.

 Sé que pasaré la eternidad con ella.

Y sonrío.

SIGUIENTE.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: