I Certamen de Relato Erótico La Pluma Rota

Leer con una sola mano mientras la otra anda placenteramente ocupada es, desgraciadamente, una costumbre en decadencia.

Es muy fácil encontrar hoy en día fotografía fetichista, pornografía, vídeos para adultos y, en general, cualquier tipo de imagen estática o en movimiento que despierte la libido. Sin embargo, la buena literatura erótica es cada vez más escasa: la colección de libros La Sonrisa Vertical de la Editorial Tusquets ha dado muchísimas alegrías durante décadas, pero el premio que la acompañaba fue cancelado en 2004 tras un bajón tanto en número como en calidad de los textos participantes. Sin embargo, me niego a aceptar que la literatura erótica haya muerto: los humanos nos alimentamos de palabras y no sólo de imágenes. Y no creo que sea una sorpresa para los lectores de este blog descubrir que soy un acérrimo defensor del #readingissexy.

En cierta forma la literatura erótica se ha integrado en la narrativa general: cada vez es más habitual encontrarse de repente en una novela con un capítulo más o menos inesperado que da voz a las fantasías de un personaje, o muestra una escena tórrida o un calentón narrativo. Y por otro lado, el reciente éxito del “porno para mamás” de 50 Sombras de Grey y derivados (un engendro al que ya dedicaré un artículo más adelante) ha despertado un nuevo interés por el género.

Los responsables del blog de crítica literaria La Pluma Rota (concretamente su creador Spartan George y los redactores Alejandro Gándara, José Carlos Huerta y Berenice Lilium) organizan un concurso de literatura erótica y me han pedido que forme parte del jurado. Y claro, como siempre me hace ilusión verme involucrado en este tipo de cosas, he aceptado al momento. Así que os animo a participar, que esto de ser jurado será mucho más divertido si recibo vuestras cochinadas… o sea, vuestras narraciones eróticas para leer con una mano. Es este enlace tenéis las bases del concurso: su blog está en fase de despegue y es un proyecto totalmente independiente, así que no esperéis un premio millonario sino la honrilla de haber colaborado en la revitalización de un género moribundo… Y si alguien escribe un cuento realmente cojonudo y la distancia lo permite, complementaré el premio que ofrece La Pluma rota invitando a un par de copas. Que el hábitat natural de este tipo de historias es, al fin y al cabo, una taberna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: